Cada derecho tiene su deber gemelo. Historia de una olvidad fórmula Saramago

“El primero de nuestros deberes es poner en claro cuál es nuestra idea del deber.”
-Maurice Maeterlinck-
Resultado de imagen de mujer saramago

Durante su discurso de aceptación del Premio Nobel en 1998, José Saramago habló de la necesidad de establecer unos principios éticos universales:

“Nos fue propuesta una Declaración Universal de Derechos Humanos y con eso creímos que lo teníamos todo, sin darnos cuenta de que ningún derecho podrá subsistir sin la simetría de los deberes que le corresponden. Con la misma vehemencia y la misma fuerza con que reivindicamos nuestros derechos, reivindiquemos también el deber de nuestros deberes. Tal vez así el mundo comience a ser un poco mejor.”

La idea básica de Saramago era postular que si los seres humanos no nos ponemos de acuerdo en unos valores de base, será muy difícil garantizar los derechos por los que debemos regirnos.

Resultado de imagen de mujer saramago

La carta de deberes humanos

Solo después de 17 años de que José Saramago dio esas declaraciones, la iniciativa comenzó a tomar forma en una propuesta concreta, gracias al impulso de la Fundación Saramago y del centro de estudios World Future Society.

Un grupo de intelectuales mexicanos, de la Universidad Autónoma de México, se dio a la tarea de elaborar un primer borrador de lo que podrían ser los deberes humanos universales. Su propósito es el de elaborar un documento final, con el concurso de expertos en todas las ramas del conocimiento, para presentarlo ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y solicitar su aprobación.

El primer borrador está compuesto por cuatro grandes ejes: 1) Justicia y estado de derecho; 2) Educación, cultura y medios sociales de comunicación; 3) Desarrollo sustentable y generación de energía; y 4) Fronteras, migraciones y grupos vulnerables.

“Si como ciudadanos dejamos pasar todo y nos adaptamos a la única realidad posible, nos estaremos conformando con muy poco”, Saramago.

Pilar del Río, viuda del Nobel declaró en una entrevista  que para Saramago la peor de todas las actitudes humanas era la “desistencia”, o el acto de desistir de los sueños, propósitos y objetivos. Pese a todos estos buenos propósitos, la verdad es que el camino para que esos principios se conviertan en leyes no se ve nada sencillo. Aún así, los autores de la iniciativa están dispuestos a luchar hasta conseguirlo.

Resultado de imagen de paloma

Anuncios

Ellas, las patrias, harían viral #dejameenpaz

Como esas señoras que visten a su chihuahua de Prêt-à-porter, les hablan como si fueran niños y además parecen esperar contestación pero, en realidad,  precisamente por eso les hablan así… De esta forma, tratan a esas patrias que, en realidad, jamás pidieron nada y menos que luchasen por ellas.

Aunque dichas patrias no hablan y tampoco protestan, se dirigen a ellas, y hasta parece interesar volverlas dependientes cual chihuahuas, exagerar hasta el infinito su contexto habitual para emprender luchas que, la mayoría de las veces, son irracionales y además desvían de lo importante (mejorar la calidad de vida de las personas, empleo, seguridad, igualdad, búsqueda de soluciones para enfermedades, cuidado de niños, ancianos, formación, desarrollo, mejora del medio ambiente, alimentación… lo importante).

Resultado de imagen de chihuahua pretaporter

Y así llegamos al día de la Hispanidad…. Este 12 de octubre es poliédrico en cuanto a su denominación, remite sin duda a una mirada de lo que implicó ese día. Es así como en Chile se denomina “Día del encuentro de dos mundos” mientras que en Argentina hasta 2010 fue el “Día de la Raza” para luego pasar a denominarse el “Día del respeto de la diversidad cultural”. O en Venezuela que, desde 2002, se llama “Día de la resistencia indígena”.

Sin embargo, hay un país en todo el continente americano donde la fecha no es recordada: Cuba. En vez de eso en la Isla se celebra el 10 de octubre que fue cuando comenzó la guerra de independencia de España en 1868.

Mientras tanto en España…

Desde The Guardian consideran que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, debe “resistir a las presiones” y no aplicar el artículo 155 de la Constitución. A su juicio, cualquier intento de intervención de la autonomía catalana supondría el “riesgo” de pasar de una situación de “crisis institucional” a “una catástrofe”. En estos términos se expresa el diario inglés en su editorial que publicó ayer, y que tituló significativamente Tiempo para hablar.

The Guardian considera que el momento es muy “peligroso” y “volátil” en Madrid y Barcelona y mantiene que “ambos lados deberían calmarse y negociar”. En su particular visión de los hechos, el rotativo británico considera que Rajoy está “jugando duro” con Catalunya y explica que la primera respuesta del presidente español ha sido “retar” a Puigdemont a que “clarifique el estatus de la región” después de que el presidente catalán manifestara el martes, en su declaración en el Parlament, que “el derecho a la independencia había ganado” pero que “la suspendería para crear espacio para el diálogo”.

Pero el tanto en Cataluña como en el resto de España seguimos intentando que la patria, la de unos y otros, hable…

Puigdemont dice que la suya dice quizás, quizás quizás y Rajoy espera, pregunta y pasa pelota… esta patria es como más de tenis, pasa la bola enseguida y al límite de la línea.

En Madrid que no falte performance, hasta con guiño histórico protagonizado por los soldados vestidos como los de los Tercios de Flandes para conmemorar el 450 aniversario del camino español: algunos de los trajes fueron utilizados en la película del Capitán Alatriste.

Así están esas patrias, la catalana, la española y tantas otras llenas de riquezas, de personas maravillosas, talento, de generosidad, y también de eso no tan maravilloso pero, cuales chihuahuas, sólo quieren ser lo que son, sin atrezzo ni lenguajes, son lugares a disposición de los creadores de vida, de los auténticos interlocutores, de las personas responsables de sus actos, palabras y sentimientos. Por ello si las patrias hablasen en realidad callarían y harían un Trump, mientras todos dormimos, lanzarían un tweet, en el nuevo formato  largo para desarrollar ese, déjame en paz.

Resultado de imagen de chihuahua pretaporter

Si un loco te dice ven, vívelo todo

Huracanes devastadores, horas y horas dedicadas a Paquirrín y a cómo prefiere cortarse un trocito de estómago con poco más de 30 años en lugar de perder peso de forma saludable,  catalanes contra no se sabe qué, el ser o no ser de una mujer que creía a Dalí su padre cuando sus diez y diez las marcó otro, violencia de género, verbal y de otros tipos… Y todo ello es lo normal, es lo de siempre, escenarios que nos resultan familiares y hasta cómodos.

En este contexto tan ‘normal’ ‘el de siempre’, acabé ayer mi jornada laboral, a las 20.00 de la tarde y, nada más salir, me dirigí directa A Coruña donde me esperaba un compromiso con la directiva de la Asociación Castaño y Nogal. Su presidente Antonio Álvarez me adelantó que me entregarían un diploma por haber colaborado en las actividades del campo de trabajo internacional que organizan cada año en Quintá de Cancelada; para mi no fue ningún esfuerzo puesto que mi labor era hablarles de mi primera novela, Orillas de Ébano. Los voluntarios me esperaron allí el día que fui a visitarles pero, la verdad, el regalo fue para mi, en realidad, yo iba a visitarles a ellos.

Ni mi título de Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, tampoco el MBA en Dirección Empresarial, ni ninguno de los que me acreditan en idiomas, marketing… lucían un texto como el que ayer recibí en el diploma que me entregó la Asociación Castaño y Nogal en el que se dirigen a mi con algo que veo difícil superar; Señora de las Tierras de Lugo. Y por si fuera poco, al diploma acompañaba una concha de vieira delicadamente decorada por un octogenario entrañable con un árbol de la vida cuyas  raíces, tronco y frondosas ramas acompañaban a mi nombre junto al del la Asociación y dos corazones. Además de un ramo de rosas blancas y lavanda, todo en un entorno lleno de magia medieval, con cantigas del mismo Alfonso X El Sabio interpretadas por un juglar del siglo XXI, Eloy Vázquez.

Para serles sincera, todo esto me hizo pensar en cuál sería la razón por la cual me sentía sobrepasada por aquel instante en el que me entregaban ese título distinto todos los que había recibido en mi vida, por qué el rubor subía a mis mejillas, me sentía rara…

No estaba acostumbrada a actitudes de ‘locos’ como Antonio y los demás miembros de la Asociación Castaño y Nogal. Antonio se llama loco así mismo, así siente que lo ven los demás porque quizás es raro demostrar pasión por algo, entrega, capacidad de trabajo y no de engaño; qué extraña actitud es la de ver a una persona que da las gracias, que es consciente del esfuerzo y la entrega del que tiene al lado, de reconocer el talento, de ver almas y de dar oportunidades a corazones anónimos. Locos… De manera inapelable, uno se transforma en aquello que alimenta. Ahora bien, intentar iluminar al mundo, con generosidad, con alegría, con bondad, con honestidad, con valentía, con palabras…. es común pero… Iluminar al mundo, con el ejemplo propio, eso querido Antonio, es cosa de locos.

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo. Orillas de Ébano se presentó en A Coruña, ciudad presidida por una mujer valiente, María Pita

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo’, dijo Walt Disney.  Así lo releí, al menos un par de veces más, en las anotaciones que me regaló Don Alfonso García, notario jubilado y escritor, al final del acto de presentación de mi primera novela Orillas de Ébano en A Coruña. Que fue notario es algo innegable pues, cada una de las hojas de su intervención, que me dejó sobre la mesa y yo recogí rápidamente sin poder dar a ese momento la atención que sin duda merecía porque firmaba la vez libros a los asistentes; las selló con su firma  llena de personalidad y marcada con una precisión que hace pensar que quizás así se firmaría todo aquello que alude a eso que llaman  ‘verdad’.

Rindiéndome al encanto de esta formalidad que tiene belleza propia, sentí que su sello, el que habla desde su alma, lo imprimió realmente con cada trazo de escritor que no precisa más que una mirada al público asistente, la ternura de un abuelo que, con sus nietos va a buscar entre las estanterías de una librería una de sus obras o la humildad y generosidad que me dedicó con cada ‘no sabes cómo te entiendo’ (aludiendo a las mil y una odiseas para publicar un libro).

Una siempre intenta sobrellevar la presión de la incertidumbre provocada por continuas dudas sobre ‘si acudirá alguien o no’, los reencuentros de viejos conocidos que remueven las entrañas emocionales, e incluso, al ver como poco a poco se iba llenando la sala e intentar de una talla; el respeto de estar a la altura de todo el cariño entregado por parte de los asistentes que dejan sus plantes, algunos hasta su  Depor del alma por estar conmigo, por acompañarme. El nivel que marcaron unos acompañantes de altura y que una debe de corresponder. No solo eso, en el caso del local de la librería Arenas, la más antigua de A Coruña y con un encanto más que indudable, llenan sus paredes escritores de la historia de Galicia como Rosalía de Castro que  parecía que estaban hasta atentos a lo que una atrevida y más ingenua novel escritora decía. Y esto de estar también pendiente de satisfacer a una pared llena de personalidades hacen, al menos, tragar saliva.

Con un micro, que creo que no funcionaba pero, nos lo pasábamos unos a otros como si fuera la lanza de María Pita, y con un precioso centro de flores que otro de los magos, Antonio Álvarez, abogado y presidente de la Asociación Castaño y Nogal que, sin saber casi ni por qué, tendió su mano a esta loca escritora. Además, mis ojos cayeron en la flor de lis que estaba estampada en la tarjeta escondida en el ramo de flores. Sello, que jamás será de notario, pero que figura en cada página de Orillas de Ébano y en cada recodo de mi alma.

Por otro lado, Ovidio Rodeiro me dio la bienvenida a la ciudad de A Coruña demostrando un apoyo a la cultura, que en los tiempo que corremos, tanta falta nos hace aunque, a veces, quizás por ser intangible, quizás por no traducirse en dinero de  forma inmediata, casi ni nos demos cuenta de esta necesidad, incluso  más, casi ni la percibimos.

Qué placer es para una escritora que construye una novela que va dedicada a mujeres valientes, presentar esta humilde historia en una ciudad presidida por una mujer de armas tomar.

«Quien tenga honra, que me siga» gritó María Pita después de abatir  (dicen que con una lanza) al alférez que portaba la bandera enemiga británica. Su acción sirvió para recargar de  valor al pueblo coruñés y alcanzar la victoria.

Pero más allá dela victoria bélica permítanme expresarme sobre la que creo que fue  la gran victoria de esta mujer: “Su gran victoria fue contra todos los que pensaron que, por ser mujer, debía conformarse con menos”.

En otro contexto, Nueva Orleans pero con el pilar central de una catarsis de una mujer valiente se gesta mi primera novela Orillas de Ébano.

Esta es la historia de una oportunidad a la magia que conforma la gran historia de amor olvidada, la que habla del amor a uno mismo. La misma magia que  hace vibrar a una niña con cada -erase una vez- que caía en sus manos; luego a una joven que a pesar de muchas dificultades, nunca dejó de creer en su sueño, alcanzar la profesión más bella del mundo, el periodismo; y a una mujer que, gracias a su primera novela y a sus primeros pasos como escritora pudo enfrentarse a un miedo aparentemente inexplicable, el temor a ser libre.
Nueva Orleans acoge el grueso de una historia con tacto de Ébano y ritmo de soul. Creencias, santos y pecadores, quién es esclavo, quién es señor acompañan a una mujer de ébano periodista de día y escritora de noche que se da cuenta de que la primera lectora de su historia es ella misma.
Cuando esta periodista de Nueva Orleans, Morgana, se propone enfrentarse a la peor de las historias, la suya propia, empieza a saber cómo reconectar con su esencia, redescubriendo su papel como mujer. Intenta con todas sus fuerzas conectar con su piel de ébano, como la de su abuelo Simón que, cuando le decía agarrando sus tirantes a unas erosionadas manos: “Corazón, las casualidades no existen”, sería para ella mucho más que una frase.

Desde el diamante al final del Mississippi, desde la más sensual de los Estados Unidos hasta la profunda Etiopía, Morgana es capaz de quitarles el antifaz a verdaderos brujos del poder. Intentará recuperar a una sacerdotisa, a una princesa de ébano, a ella misma, que busca la manera de reunirse con un padre del que sólo tiene un cristal de cuarzo rosa por cada uno de sus treinta cumpleaños. Con una capacidad de asombro a prueba de bomba, un hombre del que se enamora, Nahil, le hará descubrir la elegancia que otorga el amor propio por encima del propio amor. Morgana se atreve a conectar con el alma teñida de ébano de las calles de Nueva Orleans  repletas  de swing que invitan sin duda a descubrir el placer de hablar el lenguaje del soul.

El amor siempre es fértil, como la buena tierra…

Francia, como el corazón de la maestra, eligen a Macron. Más que ‘la plus belle pour aller danser’, Brigitte, el equilibrio para el presidente de Francia.

14931097498006

Ella prefiere el ‘rock and roll’ y él se ha convertido en todo un pianista profesional que le ha valido apodos como el de Mozart del Elíseo. Los looks de él siempre han sido mucho más tradicionales que los de ella, que llamaba la atención por sus estrambóticos modelos cuando era una jovencita y jugaba a ser ‘la plus belle pour aller danser’.

Aunque en un mundo aún machista la diferencia de edad  de ambos, 24 años, haya supuesto motivo de mofa, lo cierto es que Brigitte influyó sobremanera en el joven candidato a la presidencia del Gobierno francés. En la prensa gala aseguran que fue ella la que lo formó como hombre y como profesional, haciendo bueno el cliché de la gran mujer que se esconde tras todo gran hombre. Brigitte le inculcó al joven Emmanuel su amor por el arte, la cultura y las letras en general. Tanta fue la complicidad que ella acabó abandonando a su primer marido y se fue con él. Para ella fue duro dejar su vida familiar (tenía tres hijos) para entrar en la vida de un adolescente.

Brigitte Trogneux era profesora de francés en el Liceo La Providence d’Amiens, él su alumno más brillante. Ella le transmite su pasión por la literatura, por los libros de los grandes maestros, por el teatro y la poesía. Al final, se establece una relación entre ellos que iba más allá de la de profesor-alumno. Tanto, de hecho, que, a pesar de las vueltas de la vida, terminarán casándose en 2007.

El ya actual presidente de la República, además, mandó un mensaje alto y claro cuando solicitó que la primera dama tenga su propio estatus: “Tener un rol, una verdadera capacidad de hacer y decicir”. Macron también comentaba: “Si salgo elegido, Brigitte Trogneux tendrá el rol que siempre ha tenido para mí, porque es mi equilibrio de vida. Es así como funcionamos nosotros y no vamos a cambiar”.

El primer Sant Jordi con Orillas de Ébano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

GRACIAS a Lugo también merece ser Patrimonio de la Humanidad como su Muralla

Entre sus manos de ébano

Si pudiera saber cómo mi corazón llegó hasta las orillas del Misisipi y cómo de repente pudo sentir el lenguaje del soul,  quizás llegaría a comprender, que cuando el  abuelo Simón agarraba los tirantes con sus manos de ébano erosionadas y me decía, “corazón las casualidades no existen”, era mucho más que una frase.  Las calles rodeadas de plantaciones de algodón, con olor a comida cajún y criolla, enmarcaban la bellezasin mascaras, la de su propia decadencia. Nueva Orleans abre el corazón de los que descubren la elegancia que otorga el amor por encima del propio amor. Así una periodista se propone enfrentarse  a la peor de la historias, la suya propia,  a la que abrazan para siempre sus manos de ébano, que como la frase del abuelo, siempre fue mucho más que un libro. Orillas de Ébano. El swing del destino

 

Mi primera novela ya está aquí y ahora, no otro día, no lejos, no en otro momento. Porque los grandes sueños requieren ACTOS GIGANTES.

FACEBOOK.jpg

“En cuanto a la magia de los libros,  radica en que un libro es capaz de recordar mejor que nosotros mismos», señalaba el maestro Umberto Eco en una de esas charlas donde la platea enmudecía. Así es y además sin remedio.

Tras cuatro años velando mi sueño, comparto con vosotros que el próximo 6 de abril presentaré mi primera novela, Orillas de Ébano. Será a las 20.30 en la LIBRERÍA BIBLOS de LUGO acompañada por el escritor FRANCISCO NARLA y por mi amiga y periodista EVANGELINA NOGUEIRA. Un día como hoy, la palabra gracias resulta hasta insuficiente pues, además darse cuenta que el mayor reto de un escritor novel es reconocerse y ese ‘te entiendo’ a tiempo alivia un mundo de miedos que, sin duda, se desvanecen con cada paso hacia delante.

Gracias a mi familia excepcional que creyeron en mí mucho antes de que yo lo hiciera tuve el valor de darle forma a lo que realmente soy, artesana de historias.

Y no me olvido de Carmen, mi editora que, su pasión y energía inconmensurable fue motor para que ORILLAS DE ÉBANO sea hoy una realidad.

De esta forma empieza la historia de mi primera novela que os adelanto que tiene ritmo de swing, el soul del destino de cada uno de los personajes que espero que os hagan vibrar como lo hicieron conmigo.

Cuando una periodista de Nueva Orleans se propone enfrentarse a la peor de las historias, la suya propia, empieza a saber cómo reconectar con su esencia, redescubriendo su papel como mujer. Intenta con todas sus fuerzas conectar con su piel de ébano, como la de su abuelo Simón que, cuando le decía agarrado sus tirantes unas erosionadas manos: “Corazón, las casualidades no existen”, sería para ella mucho más que una frase.

Desde el diamante al final del Mississippi, desde la más sensual de los Estados Unidos hasta la profunda Etiopía, Morgana es capaz de quitarles el antifaz a verdaderos brujos del poder. Intentará recuperar a una sacerdotisa, a una princesa de ébano, a ella misma, que busca la manera de reunirse con un padre del que sólo tiene un cristal de cuarzo rosa por cada uno de sus treinta cumpleaños. Con una capacidad de asombro a prueba de bomba, un hombre del que se enamora, Nahil, le hará descubrir la elegancia que otorga el amor por encima del propio amor. 

MI PRIMERA NOVELA ESTÁ AQUÍ Y AHORA, NO OTRO DÍA, NO LEJOS, NO EN OTRO MOMENTO. PORQUE LOS GRANDES SUEÑOS REQUIEREN ACTOS GIGANTES.

 

 

Blog de WordPress.com.