Los bancos buenos van al cielo, los malos a todas partes


Para el Financial Times, España y su situación financiera es todo un hit. La cabecera recoge que Mariano Rajoy está trabajando en un esquema de “banco malo” que verá como los préstamos problemáticos se delimitan a una o más empresas de gestión de activos en un intento por aliviar la presión sobre las instituciones financieras. Sus defensores opinan que aliviará a los bancos y les permitirá concentrarse en prestar dinero y captar ahorros. El Gobierno está desarrollando un plan para crear un banco malo; prefieren denominarlo “pool inmobiliario”. El equipo de Gobierno del PP insiste en que el régimen no debería ser llamado banco malo, porque no va a ser una entidad de crédito propiamente dicha y porque genera la impresión de que detrás hay dinero del Estado. Sin embargo la finalidad es la misma: la constitución de sociedades de liquidación donde las entidades financieras traspasen sus activos tóxicos, para poder volver a prestar dinero y captar ahorros.

 En el horizonte, nos persigue; el 8% del PIB español. Si todo sale de la emisión de deuda del estado tendremos otro problema: encontrar a algún amigo que la compre… y no se yo. Siendo prácticos, habrá que repartir esta cifra en varias fuentes:

  • El FMI ha puesto a disposición de España 45millones por “si a caso”.
  • El FEEF Europeo, que hoy por hoy son 440 millones, serían más que suficientes para financiar este banco malo pero, otros tendrán que abrevar de la misma fuente (Grecia, Portugal y quizá Italia e Irlanda), y no habrá agua para todos.
  • Inversores privados, si es que queda alguno ahí fuera, o públicos (Qatar, China u otros) que ya nos han tomado el pelo bastante con las cajas y la deuda pública.
  • FROB, FGD, avales u otros.

Esto en realidad son diferentes nombres para un mismo resultado, el estado (nosotros) pagaremos el pato íntegramente y con intereses si se va de las manos.

Poner condiciones podría valer; por ejemplo, podríamos ponerles la condición de que lo propios bancos ‘lo buenos, buenos’ compraran las acciones de este banco malo al estado, por ejemplo, en el plazo de 10 o 15 años o antes si la situación es buena. En el mejor de los casos, si el banco malo ha tenido éxito y ha aumentado su valor, podría venderse antes a otros inversores privados a mayor precio. Reintegraría al estado parte de lo que gastó… q algo es algo. Pero bueno, el plazo debe de ser largo porque debe de dar tiempo de sobra a que la situación se normalice lo suficiente.

Cuentas de la lechera para ver si dan números positivo pero, llaman a la puerta; hay un pato envuelto, eso sí, con un celofán bonito ¡y lazo! pero, nos toca pagar, como siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: