¿Queda un poco de sur? Una, por favor


Según los expertos en Economía las cosas están fatal pero, para mi, que no lo soy, esa falta de energía optimista no ayuda nada y es más, genera cada vez más dificultades. No creo que las cosas se arreglen porque estemos todos deprimidos y creyendo que no se puede hacer nada con un sentimiento fatalista tan poco motivador. Tenemos algo que ni Argentina puede expropiar, aunque es verdad que unos más que otros. Se trata de ese optimismo que no produce liquidez, es cierto, pero ayuda a mantenerse para buscar caminos con destinos potables. Es fundamental.

Qué sucede… Por una autovía o por otra (pagando, claro), incluso por nacional y también por ciudad, los gorrillas a los que intentas esquivar la mirada, que les dices que no por favor, que tu luna ya está limpia pero, te la limpian igual; y les tienes que pagar, obvio… les salió competencia. Ahora las cajas, da igual que sean una ruina, que todos esquivamos la mirada, incluso participamos en el espectáculo a semáforo parado con un show de equilibrios inmobiliarios. Lo peor; encima se RTean entre ellas y ya es TT.  

Aplaudimos nosotros y las firmas de auditoría que han vuelto a quedar en evidencia con la última intervención de una entidad financiera, el Banco de Valencia. Su auditora, Deloitte, no detectó ninguna irregularidad en las cuentas del banco; y no sólo en las del último año, sino desde 2002 (ó 1990 si tomamos a Deloitte como sucesora de la antigua Arthur Andersen). Algo parecido ocurrió con KPMG en la también intervenida CAM.

No son las únicas irregularidades. El grueso del agujero, cifrado por el Banco de España en 1.000 millones,  proviene de que todavía tiene en sus libros muchos  activos inmobiliarios (garantía de préstamos o adjudicados) con el valor al que se concedieron los préstamos, no a un precio realista que le obligaría a provisionar la diferencia.  

Hay gente capaz, formada, con ganas, que dará un golpe en la mesa. Es cierto que los gestores de ruinas están pasándoselo muy bien pero, nos estamos dando cuenta, ya basta. Como casi todo, por la naturaleza del ser humano, una vez que tocamos fondo hay dos caminos; los que se reinician y los que se quedan atrás. Mi voto, para la primera tribu porque, como dice el spot de TV; ‘Todos necesitamos un poco de sur para poder ver el norte’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: