Si no te espían, no eres nadie


La polémica está servida pues se creía que el espionaje telefónico había cesado cuando Bush perdió el poder. Pero… parece ahora que Obama también le gusta jugar a la Pantera Rosa. Incluso se espía a periodistas (qué cosa tan rara, nunca lo podría imaginar…) como ocurrió con las llamadas telefónicas de una veintena de los profesionales de la Agencia de Noticias AP (Associated Press), tanto de sus teléfonos corporativos como de los personales  y el correo electrónico de un reportero de la cadena de televisión FOX.

El periódico británico “The Guardian” ha publicado la información facilitada por una de sus fuentes sobre el interés de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de USA sobre las llamadas telefónicas tanto las que los norteamericanos realizan entre ellos/as y hacia otros Países como las recibidas desde fuera del País. Se trata de varias decenas de millones de conferencias telefónicas a diario por lo que es de imaginar que no resulte posible oírlas todas día tras día; ni siquiera se sabe si la orden emitida por el Tribunal de Inteligencia y Vigilancia Extranjera, a petición del FBI y, según “The Guardian”, firmada por el juez Roger Vinson, obliga tan solo a la compañía VERIZON, la única de la que se tiene constancia hasta el momento, o también al resto de operadoras telefónicas.

Quizas las Agencias de Inteligencia norteamericanas tienen alguna información que les indique alguna potencial amenaza para el País y buscan desesperadamente información que les de pistas para evitar algún atentado u otro desastre… esto pensando muy bien, pero también se puede pensar mal…  Fuera como fuese, nuestros Gobiernos se parecen cada año más a ese Gran Hermano del que hablaba Orwell en su excelente novela 1984 y que controlaba a la población hasta en su forma de pensar.

En España no nos libramos de Panteras Rosas. La España de la crisis es la España de los espías. Esa en la que los servicios de inteligencia tienen supuestamente extrañas vinculaciones con las amigas del monarca y los políticos se azuzan a detectives privados para pillar y no ser pillados, para airear miserias ajenas bien alto y con pruebas.

La corrupción recorre la piel de toro a lomos del mejor postor y las noticias que señalan a Monarquía y clase política se suceden. Ellos, unos y otros, buscan hacerse la vida más fácil recurriendo al CNI y Método 3. Mientras, en la calle, los ciudadanos se baten a diario con el drama del paro y, menos sigilosos que sus espías, les hacen llegar su hartazgo en forma de manifestación, sondeo de opinión o escrache.

Sí resonaron en las paredes de la Zarzuela y el Congreso las palabras de Corinna Zu Sayn Wittegenstein, sobre quien sobran presentaciones y que aseguró que el Estado español le había encomendado “asuntos clasificados, en situaciones puntuales”, que ella había ayudado a solucionar “por el bien del país”.

En fin, por cuestión de seguridad -si es que la hay-: Este mensaje puede autodestruirse, nunca se sabe quién te puede estar leyendo. ¡Venga ya! Si todos sabemos que no eres nadie si no te espían.Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: