Hoy no llueve, llora Galicia


Año tras año, cada 25 de julio, el cielo de Santiago y el de Galicia entera se cubrían de color, una imponente catedral del Obradoiro ilumina este día al mundo con esa majestuosidad incomparable. Hoy no ha sido así. Ese cielo compostelano llora lágrimas de dolor. 78 muertos al descarrilar un tren en Santiago por un fallo humano.
En esta ocasión, los peregrinos que llegan a Santiago traen bastones de solidaridad, una energía desbordada de voluntarios sin fin, oraciones desde cualquier punto, donaciones y apoyos desde Portugal, pasando por el Papa desde Brasil hasta la Unión Europea. Galicia comparte su alma, hoy desgarrada.
‘El m ayor luto en la historia autonómica de Galicia’, dice un emocionado presidente de la Xunta de Galicia, Nuñez Feijoo, en rueda de prensa.
Las desgracias examinan la condición humana de las personas, se pone cara a los héroes. Unos llevan casco de bomberos, otros escudos de guardia civil o policía local y autonómica; también los hay de bata blanca pero destacan de forma legiones de anónimos que donan sangre, que elevan sus oraciones al cielo o que ayudan a pie de vía. Feijoo dibujó este desgarrador boceto como ‘O día que Galicia se puso a disposición de Galicia’.
Retratar y contar una tragedia no es tarea fácil. Más allá de la noticia y la foto, hay sentimientos. Desde el New York Times hasta las principales cabeceras gallegas pasando por las televisiones como Sky 24 horas que y radios se hicieron eco de este terrible accidente.
Hablamos del tren Alvia que ha sufrido el mayor accidente de la era de la alta velocidad en España. La causa principal del accidente que por ahora se maneja es un exceso de velocidad. El maquinista del desafortunado tren detalla que alcanzaron unos 190 km/h en ese tramo donde la máxima permitida es de 80 km/h. En principio, este tren está equipado con tres sistemas electrónicos de máxima seguridad que no pudieron evitar el accidente. Toca investigar, analizar los sistemas de frenado y lo más importante, que no se repita.
Y Ahora… siete días de luto oficial. Para las familias de los afectados un duro camino, para la administración una búsqueda de respuestas… Y por primera vez, los gallegos no soportamos la lluvia que hoy cae de nuestro cielo. Nos erosiona los corazones, las piedras de cada casa, de cada casco viejo de cada ciudad, cada pueblo, las de la Plaza del Obradoiro. Es que hoy no llueve, llora Galicia.

20130725-115406.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: