Llorar como ríe Chavela, un año sin `la chamana’


Piensa en mí, cuando sufras, cuando llores también piensa en mí… Cómo olvidar esa voz desgarrada que elevaba con su profundidad al cielo, que con una refinada interpretación enmudeció al mundo con su muerte hace hoy un año.

Chavela Vargas nació en Costa Rica el 17 de abril en 1919. Sin embargo, su intensa vida le hizo huir de ese país cuando apenas era una adolescente convirtiéndose en su morada durante 70 años la ciudad de México.

Bajo el cielo azteca, Chavela se hizo grande y miserable a la vez. Los primeros pasos aquí fueron sin calzado para la dama de piel tostada; deambulaba por las calles en busca de alimento y, lo más importante, en busca de ser escuchada. Muchas son las leyendas que dicen que iba vestida de hombre con una pistola a la cintura.

Con 30 años muy vividos, Chavela regaló su voz al mundo; grabó su primer disco en 1961 y, desde entonces, son más de 80 trabajos los que ha dejado en herencia. Sin embargo, a la cara de la moneda siempre acompaña una cruz, también a los más grandes como Chavela. Su afición a la bebida fue para la chamana “la lucha más difícil que he librado” que consiguió dejar con casi 80 años después de “beberse todo el alcohol del mundo”.

Contaba que fue una niña poco querida por sus padres que se divorciaron y dieron a Chavela a sus tíos con quienes pasó una de las etapas más difíciles de su vida. De hecho, en su biografía, ella misma contaba que este tiempo lo tituló con una línea de una composición firmada por su maestro, el compositor José Alfredo Jiménez: “Un mundo raro”.

Desde las mejores plazas de México a Nueva York repetía la dama del poncho rojo, saben, aquella del boulevard de los sueños rotos de Sabina: “Les diré que llegué de un mundo raro, que no sé del dolor, que triunfé en el amor y que nunca he llorado”. Ahora si que pude entender ese mantra de los que anhelan -llorar como ríe Chavela-. Por eso, cuando alguien como ella entona: “Piensa en mí, cuando sufras…”, estremece al mundo “con su imagen divina” y, muy importante, sigue enseñando a esas “párvulas bocas”, entre las que me encuentro, “a pecar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: