¿Quién te dijo que podías escribir un artículo y cambiar el mundo? Siria y el riesgo de las guerras sin periodismo


Image

Maestro Kapuscinski… ”El verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro. Las guerras siempre empiezan mucho antes de que se oiga el primer disparo, comienza con un cambio del vocabulario en los medios. En los Balcanes se pudo ver claramente cómo se estaba cocinando el conflicto” (El País).

La crisis sin precedentes en la que están sumidos los medios de comunicación y las agencias de prensa ha servido de pretexto para recortar al máximo el presupuesto de información internacional y reducir el número de corresponsalías. En España, las cifras son un fiel reflejo de este desastre: el pastel publicitario que se repartían los diarios, que rondaba los 2.000 millones de euros en 2007, apenas alcanza actualmente los 700. La difusión de 4,03 millones de copias que se registraba hace cinco años casi no alcanza los tres hoy en día.

Nadie en el sector ignora que la inmensa mayoría de los corresponsales son actualmente freelance, esto es, trabajan desprotegidos, sin contrato y sin sueldo fijo, cobrando por artículo. Es el resultado de un declive imparable. The American Journalism Review, que comenzó a contabilizar la desaparición de los corresponsales en 1998 (título el primero de sus informes con un premonitorio Goodbye, World), informaba en 2010 de que 18 periódicos estadounidenses y dos cadenas de diarios al completo habían cerrado todas sus corresponsalías en la década anterior.

“En el caso de Siria, la mayoría de periodistas que están allí son freelance a los que no se les paga seguro ni gastos de viaje. Para vender una noticia tienes que pagar de tu bolsillo todos los gastos de producción: el fixer (tu hombre sobre el terreno), el conductor… Esto supone un gasto fijo de entre 100-150 euros. Si por una noticia cobras entre 80 y 120 euros, no sale a cuenta”, denuncia Ethel Bonet, colaboradora en Oriente Medio, Afganistán y Pakistán para varios medios españoles y latinoamericanos.  

 

Medios globales exigen a la oposición siria detener el secuestro de periodistas

Trece medios de comunicación internacionales firmaron una carta conjunta donde exigen a la oposición siria que garantice la seguridad de los periodistas para que puedan ejercer su profesión sin miedo de ser secuestrados.

A través de la carta publicada por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), los medios demandan a los líderes opositores que ayuden a identificar los grupos que tienen como rehenes a periodistas y a su vez que tomen medidas necesarias para su liberación.

De acuerdo con los datos que conocen, hasta el día de hoy hay 30 periodistas secuestrados en el país árabe. Destacan, que en los últimos 12 meses se incrementó el delito en las provincias septentrionales de Alepo, Idlib y Raqqa.

El comunicado está firmado por las agencias France Press, Asociated Press, Reuters y Getty Images, así como los diarios The Telegraph, The Washington Post,The New York Times, The Guardian, Los Angeles Times, The Wall Street Journal; la revista The Economist; el grupo Atlantic Media y la cadena de televisión BBC News.

 

Como es lógico, lo bueno, se paga

La información es cara, y la buena información es más cara todavía. El gasto de un enviado especial a un conflicto es elevado pero su rentabilidad en credibilidad y lectores-oyentes-espectadores es muy superior a otros gastos superfluos. La crisis ha servido como excusa para reajustar despilfarros en proyectos desmedidos por la ambición personal de algunos y justificar errores descomunales que han colocado a muchos medios al borde del abismo

 

Alguien me dijo en una ocasión…

¿Quién te dijo que podías escribir un artículo y cambiar el mundo? Creemos que hay alguien a quien le importará, que intervendrá –pero ¿quién es ese alguien? Yo creo que lo que estamos viendo en los levantamientos árabes, en la misma Siria… Es que no hay un ‘quién’, una autoridad moral que venga a salvar a los oprimidos. La verdad, la gente, todos nosotros, somos  el ‘”quién’”. Podría ser un tipo de arrogancia esta reflexión pero, previas disculpas, permítanme decir que  funciona: El periodismo  en los conflictos bélicos es vital, debilita tanques y blindajes con la infraestructura más sofisticada: la de ponerse en los zapatos de los débiles.                                                                                                                         

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: