Israel también es tierra de molinos, al menos para Kerry


En política, a veces lo que parece que nunca ocurrirá en realidad empieza a suceder, se prepara el terreno para la transformación. Bueno, dicho de otra forma, “cuando empieza a soplar el viento, algunos corren a esconderse mientras otros construyen molinos de viento”

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, afirmó que los dirigentes israelíes y palestinos deberán decidir muy pronto” sobre el futuro de las negociaciones de paz y dijo que su país “conoce los asuntos (en conflicto) y los parámetros” de cada parte.

Ni los primeros días de año nuevo se ha dado el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, para descansar de sus esfuerzos por lograr un acuerdo de paz definitivo entre israelíes y palestinos. Aterrizó enTel Aviv para su décima visita a la zona, donde mantendrá reuniones con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas. En sus 11 meses como jefe de la diplomacia, Kerry ha convertido el proceso de paz, del que muchos de sus predecesores se retrajeron por hastío, en su cruzada personal.

Es un intento que algunos tildan de titánico y otros de quijotesco, en el que el veterano político ha confeccionado un acuerdo marco que pide a Israel que reconozca, sobre la base modificada de las fronteras previas a la guerra de 1967, a Palestina y a esta que admita la existencia de un Estado judío con derecho a defender sus fronteras.

Kerry se ha marcado como objetivo que haya un acuerdo final con una firma histórica al nivel de la de Yasir Arafat y Isaac Rabin en la Casa Blanca, junto a Bill Clinton, en 1993. Tales han sido sus esfuerzos y tantas sus conversaciones con líderes israelíes y palestinos que ambos bandos admiten en voz baja que el propio mediador parece querer un acuerdo más que las propias partes en conflicto. De momento ha logrado grandes concesiones. El gobierno israelí está liberando en tandas a 104 prisioneros palestinos, en su inmensa mayoría condenados por ataques con víctimas antes de la firma de los acuerdos de Oslo en 1993. La Autoridad Palestina ha aceptado no acudir unilateralmente a las instituciones internacionales (entre ellas el Tribunal Penal de La Haya) hasta que expire el plazo para negociar, el 29 de abril. Hay sin embargo gran resistencia a asumir más cesiones. Netanyahu, reelegido hace un año, se enfrenta a la resistencia de los sectores más derechistas de su coalición.

En la Organización para la Liberación de Palestina, sin embargo, se ve a Kerry muy solo en ese cometido, con la resistencia de una gran parte de los gobernantes israelíes.

Entre los colonos las frecuentes visitas de Kerry han causado un gran resquemor. El lunes unos desconocidos incendiaron coches palestinos en la villa de Dura al Qaira, tras pintar sobre unas paredes “recuerdos a John Kerry, habrá más”.

Kerry quiere ahora sentar las bases para un acuerdo definitivo logrando una prórroga del plazo para negociar. Su objetivo es que haya paz antes del fin del segundo mandato de Barack Obama y si no la hay, que no sea por una falta de empeño norteamericano. Para ello ha sopesado varias opciones, incluso la de que la Casa Blanca ofrezca unilateralmente un acuerdo propio que suscriban o rechacen (a su cuenta y riesgo) israelíes y palestinos. Su acuerdo marco incluye todos los puntos de fricción. Sobre todo, la modificación de las fronteras de 1967 con intercambios de territorio. También pide a los palestinos que acepten una presencia militar israelí en el valle del Jordán durante un considerable periodo de tiempo después de la posible firma de la paz. Son puntos donde hay más desacuerdo que consenso. Pero Kerry ha demostrado que no se amedrenta ante tamaño desafío.

La frase

Muy pronto llegará el momento en que los líderes (israelí y palestino) deberán tomar decisiones. John Kerry, Secretario de Estado de EE.UU.

El dato

Tres atentados Han sacudido a Israel en la última semana. Un escenario que altera el marco de las negociaciones.

Probablemente el inicio quijotesco de: “En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, existió, no ha mucho tiempo, un hidalgo caballero, de los de lanza en astillero, rocín flaco y Galgo Corredor”… llene de sentido a la hazaña de buen caballero Obama y su escudero Kerry sin embargo todavía está por ver si consigue llegar a la última palabra escrita por Cervantes en esta obra de reconocimiento universal: ‘VALE. FIN en latín’ al conflicto palestino israelí.
Ya lo decía Don Quijote, entre locura y locura, “cada uno es artífice de su propia ventura”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: