Señor Gallardón…”No se nace mujer, se llega a serlo”. Remite: Simone de Beauvoir


Image

Pensadora, existencialista, defenestrada por algunos y adorada por otros pero inteligente y humana. Un ejemplo de libertad. Ahora también protagonista de un doodle y de millones de tweets; no puedes ser otra más que Simone de Beauvoir.

Su pelo recogido y exento de frivolidad ya nos anuncia una pulcritud asexuada y reverencial. No tiene apenas arrugas y la mirada de sus ojos es dura, trascendente, quieta, escudriñadora, que conjunta perfectamente con un rictus de su boca serio pero abierto, fruncido suavemente hacia unas arrugas descendentes, salientes de las comisuras, y que para mí tal vez signifiquen tozudez y sufrimiento junto a una voluntad férrea e insobornable. No es fácil, como he dicho, encontrar algo de acercamiento o dulzura en su faz pero muestra una contundencia que considero un valor para las feministas que no debemos distraer nuestra atención en las conmiserativas frases de los hombres con la intención de seguir mostrando su poder ante las mujeres. A muchos de ellos y ellas les hubiera gustado, estoy segura, compartir sexo con ella puesto que lo escondido de esta mujer, por paradójico con su fisonomía, tenía que ser, como poco, sorprendente y como mucho paroxístico.

Acusada de todos los vicios y desenfrenos, sin duda ciertos, su tono brusco al hablar, su combatividad y audacia se esconden en un gesto tal vez tímido enmarcado en una fisonomía clara y pura. No me queda más que decir, no porque no lo haya, sino porque lo dejo a la reflexión de cada cual, que un turbante, variable y elegante, planea por entre los ideales feministas que compartimos.

Pero no quiero apartarme de mi decisión de proponeros algunas frases lapidarias que las feministas podríamos grabarnos como respuestas a tantas preguntas, no por el simple hecho de imitar, sino por la intención de tomar su antorcha y avanzar y hacer visibles a las mujeres, y hay muchas, que nos han precedido y nos han marcado el camino.

En el prólogo al Segundo Sexo, Simone de Beauvoir confiesa la desazón que le causaba haber decidido escribir sobre la cuestión de las mujeres: “He dudado mucho antes de escribir un libro sobre la mujer. Es un tema irritante, sobre todo para las mujeres, y no es ninguna novedad. La polémica del feminismo ha hecho correr tinta suficiente, y ahora está prácticamente cerrada: punto en boca”. En efecto, en los años cuarenta, en que esto se escribe, parecía no existir problema alguno con respecto a las mujeres. Muy pocas personas -incluidas las mujeres- podían reconocer sin dificultades coacciones sociales que pesaban sobre estas y el malestar que les producía sentirse atrapadas por las leyes y los usos sociales que imponían límites a sus deseos y a la autonomía moral e intelectual de su sexo.

Publicado el libro, su autora tuvo que soportar los durísimos ataques de quienes veían cuestionadas sus firmes creencias sobre la desigualdad de los sexos y la moral sexual que, consiguientemente, la tradición venía imponiendo a las mujeres.

Toda esta reflexión me trae a la memoria la frase con que empieza Simone de Beauvoir  a escribir su libro El segundo sexo: “No se nace mujer, se llega a serlo”. En la mayoría de las ocasiones te conviertes en mujer absorbiendo los valores tradicionales de cualquier familia católica: el sacrifico, el amor al otro antes que a mí misma, etc, etc; y, no es que me sienta libre de todos esos valores, ni tampoco que reniegue a ultranza de ellos; ni mucho menos que me sienta orgullosa ni mártir, ni camino a la beatificación. Simplemente, ahora soy más consciente de la esclavitud de pensamiento en la nos encontramos… y como infinidad de veces repitió Beauvoir: “Me parecía que la tierra no hubiera sido habitable si no hubiese tenido a nadie a quien admirar”. Sin rodeos, señor Gallardón, por si acaso… no pido que lea sus textos, ni que escuche sus entrevistas pero es que tiene un doodle… debería prestar algo de atención, ¿no le parece?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: