‘Lady mandona’ tiene ideas brillantes, ¿no será la jefa?


Imagen

Ban Bossy es la campaña liderada por la empresaria Sheryl Sandberg que intenta quitar el estigma de que si una niña es segura de si misma y articulada, es mandona.

Sandberg, escritora del bestseller Lean in y directora operativa de Facebook, encabeza una campaña que pretende concierciar sobre las diferencias que se hacen entre niñas y niños concernientes al desarrollo de su personalidad.

El ejemplo es muy claro con la palabra mandona. Cuando un niño ejerce ese liderazgo, los adultos, es decir sus padres y sus maestros, lo alaban y lo impulsan. Pero en la mayoría de los casos cuando ese liderazgo lo ejerce una niña, esas mismas personas que empujan a los varones, la paran. Y la expresión “no seas mandona” que es claramente peyorativa lo refleja a la perfección.

La web de la campaña es muy útil porque da un montón de consejos prácticos para combatir esa tendencia, tanto en inglés como en español.
Algunos de los datos que contiene son demoledores y afectan directamente a las adolescentes como que en la escuela Secundaria hay un 25% menos de posibilidades de que las chicas levanten la mano para hablar o que realicen alguna acción que en el caso de los chicos. O que a las niñas se les cede menos la palabra en el salón de clase que a los niños.
Cambiar esto significará mejorar mucho la sociedad en la que vivimos y en la que vivirán nuestras hijas e hijos. Debemos hacerlo, debemos cambiarlo, entre todos.
Con la participación de Beyoncé, Jennifer Garner, la ex Secretaria de Estado de EEUU Condoleeza Rice, la actriz Jane Lynch y otras figuras, el video buscar llamar la atención sobre este tópico y anima a la gente a unirse a la campaña a través del hashtag #banbossy

La primera dama de EEUU Michelle Obama también dejó saber su apoyo, diciendo: “Comprometete con tu educación, porque cada vez que estirás tu mente aumenta tu confianza y le das poder y credibilidad a tu voz”.

Detrás de las connotaciones negativas se encuentran los estereotipos profundamente arraigados sobre el género. Se espera que los niños sean firmes, seguros y aferrado a sus ideas, mientras que las niñas deben ser amables, maternales y compasivas. Cuando un niño asume el cargo en clase o en el patio de juegos, a nadie le extraña o se ofende. Se espera que haga eso. Pero cuando una niña hace lo mismo, a menudo es criticada.

Y “mandona” es sólo el comienzo. A medida que las niñas maduran, las palabras pueden cambiar, pero su significado y el impacto siguen siendo los mismos. Las mujeres que se comportan de manera firme son llamadas “agresivas”, “bravas”, “frenéticas” y “demasiado ambiciosas”. Los hombres poderosos y exitosos suelen caer bien en general, pero cuando las mujeres se convierten en poderosas y exitosas, todos nosotros, tanto hombres como mujeres, tendemos a apreciarlas menos.

La frase “demasiado ambiciosa” es adjudicada a mujeres líderes desde Madeleine Albright hasta Hillary Clinton y perpetúa nuestros estereotipos más dañinos. Y la que sabe de esto de verdad eslLa magistrada estadounidense retirada Sandra Day O’Connor que tiene una almohada en su casa de California que pone literalmente: “No soy mandona, simplemente tengo mejores ideas”. Creo que no hay dudas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: