Sueño de un día de teatro


Image

Confieso que en un día como hoy, Día Mundial del Teatro, estoy más que tentada a escribir de ese anfiteatro que está custodiado por leones, que no tiene telón pero si papeles de concordia en momentos de cinismo… Sin embargo, por respeto a una profesión milenaria que lucha por su día a día voy a homenajear a aquellos que, como Escribió Bertolt Brecht en 1955: “Participan en la formación de la conciencia de una nación”. Es bien sabido que Brecht fue tachado, y lo es aún hoy con relativa alegría, de presuntuoso. Pero resulta imposible asistir ahora a semejante declaración sin un escalofrío.

Si buscamos en un diccionario la palabra teatro descubriremos que se trata de un género literario constituido por obras, dialogadas o mudas, destinadas a ser representadas ante un público en un escenario. Pero el teatro es mucho más que eso. El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación a dos bandas con la sociedad y la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y en definitiva, la vida.

Este 27 de marzo celebramos el Día Mundial del Teatro porque fue ese mismo día del año 1962 cuando tuvo lugar la apertura de temporada e inauguración del Teatro de las Naciones de París. Desde entonces, personalidades del arte de talla internacional como Jean Cocteau, Arthur Miller, Laurence Oliver, Jean Louis Barrault, Peter Brook, Edward Albee, Vaclav Havel, Richard Burton, o Luchino Visconti han emitido a todo el mundo sus mensajes de apoyo al noble arte de las tablas. En este señalado día, el mensaje de Jean Luis Barrault, uno de los más bellos, recuerda:

“El poder esencial del teatro es dejar de lado todo lo que separa a los hombres: diferencias de raza, de educación religiosa o política, diferencias de lenguaje; en cambio, pone de relieve todo lo que los hombres tienen en común, la risa y las lágrimas, la alegría y la tristeza, la felicidad y la angustia, en una palabra; lo que es dominio del corazón. El teatro hace aparecer el corazón común de todos los hombres, en esto es el más eficaz vehículo de paz”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: