Aprender siendo cola de león, fórmula Pablo Iglesias


¿Cabeza de ratón? o ¿cabeza de león? Ninguna de las dos, al menos al principio, según un maestro en materias de internacionalización de empresas al cual tuve el placer de escuchar estos días en un seminario en el Centro Demostrador Tic de Santiago de Compostela.
Prueba, arriésgate, toma decisiones pero, al principio no expongas tu cabeza, es sensible (la mayoría), se prudente, tantea bien, algún rasguño en el camino sí pero, heridas que te tumben, evítalas. Entonces, ¿qué será mejor ser en esa fase inicial, cuando uno propone cambios?
El sistema teme esos cambios. Y si son bruscos, aun más. Una de las principales lecturas de las Elecciones europeas es que nada es igual: el bipartidismo se ha tambaleado. Siguen ganando los de siempre, pero han perdido millones de votos. Eso no ha gustado en los medios de comunicación afines al sistema (casi todos), ni a los políticos que viven pescando billetes desde un cómodo escaño. La gente de corbata y traje, acostumbrada a tener el poder, ha visto cómo la ciudadanía les da un pequeño susto.
Principalmente ese “susto”, ese pequeño-gran cambio que ha habido, ha llegado de la mano de la formación Podemos. Todo un fenómeno social y político que se ha gestado en poco más de tres meses. Con más de 1,2 millones de votos y cinco escaños en el Parlamento Europeo, Podemos ha vivido el mayor crecimiento que se le recuerda a un partido político en España. Y eso no ha gustado nada al sistema.
El líder y eurodiputado de Podemos, Pablo Iglesias, ha confirmado que su formación celebrará en otoño una “gran asamblea” de carácter ciudadano y participativo bajo el título ‘Si Se Puede’ para decidir la forma en que se van a organizar, la cual, según Iglesias, será “novedosa”.
Parece que lo tiene claro, parece… Una nunca sabe. Me explico, ser cabeza no tiene sentido en casi ningún caso para el inicio de una actividad, riesgo que amenaza a podemos por la emoción social que le rodea. Con este planteamiento, todo apunta a que Pablo Iglesias va más allá del boca a boca, quiere un boca oreja. Quizás esa idea de tener en cuenta a las orejas sea el origen que provocó el trabajar en su organización y sinergias internas para se más que una emoción, ser una opción real, de las de contenido. Así es, una vez más se cumple, cuando aprendes, te inicias, no pretendas ser cabeza, ni de león ni tampoco de ratón.
En definitiva, estimado Pablo, siguiendo a los que más saben, ruge como un león primero sí así lo deseas pero, pasar un tiempo en la cola no viene mal, no expones tu cabeza tan directamente y, lo más importante, viniendo desde atrás, paso a paso, el rugido hasta tiene eco.

20140606-131021-47421052.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: