God save the Queen y, a la City, de paso.


kilt

Los escoceses rechazaron la independencia que se les proponía por 55,3% de votos, tras una referendum que tuvo una masiva participación.

Un gran suspiro de alivio era perceptible este viernes por la mañana en la City de Londres tras el rechazo por referéndum a una independencia escocesa que habría sumido al Reino Unido en una fase de incertidumbre.

La bolsa de Londres abrió en alza de 0,75%, la libra alcanzó su máximo en dos años frente al euro y los tipos de interés de las obligaciones británicas aumentaban, reflejo de un retorno de los operadores hacia títulos de mayor riesgo.

La City de Londres (inversores, grandes empresas, prensa financiera) había tomado claramente posición contra la secesión de la región septentrional de Escocia. Temía ante todo las incertidumbres generadas por esta independencia para la propia Escocia, sobre su moneda, y sobre la repartición de los ingresos petroleros, de la deuda pública, así como el futuro legal y financiero de las empresas.

La capital financiera temía también -sobre todo- las consecuencias para lo que habría quedado del Reino Unido (Inglaterra, País de Gales e Irlanda del Norte), ya que Escocia es una región con un peso económico equivalente al de Irlanda.

En la bolsa de Londres, los títulos de los bancos más implantados en Escocia subían al inicio de la sesión: Royal Bank of Scotland (RBS) se disparaba un 4,14% y Lloyds ganaba 2,61%.

Estas empresas habían amenazado con repatriar a Inglaterra su sede social, ubicada en Escocia, en caso de independencia de este territorio. Otro gigante de las finanzas escocesas, Standard Life, se declaró “dispuesto a contribuir” a los debates que se abren sobre los nuevos poderes cedidos por Londres a Edimburgo, como prometió el gobierno británico.

También este grupo había advertido que trasferiría parte de sus fondos gestionados para sus clientes británicos. Ello alimentó el temor de una fuga de capitales hacia el sur en caso de independencia de la gran región norteña.

La disipación de los temores sobre Escocia generaba asimismo una suba de los tasas de interés de la deuda británica en el mercado de obligaciones.

En definitiva, God save the Queen y, a la City, de paso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: