Cincuenta sombras, catalanas, de Brey


SESIÓN DE CONTROL

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajará a Barcelona para clausurar una jornada del Partido Popular sobre buenas prácticas de gobierno en los Ayuntamientos.

El presidente del Gobierno avanzó en Australia que, después del proceso participativo del 9N, viajará a Cataluña y admitió que “lógicamente”, tendrá que “explicar mejor” su posición.

Lo ha intentado por todos los medios, da la sensación de que Mariano Rajoy prefiere no verlo. Cualquiera diría que no quiere enfrentarse al problema, pero como presidente del Gobierno que por ahora es, no le va a quedar más remedio que enfrentarse al problema. Le va a tocar salir de esa burbuja en la que se esconde para no ver la realidad, la realidad catalana.

Según el ex vicepresidente del Tribunal Constitucional, Cataluña necesitaría entre 60.000 millones de euros anuales. Sólo con la deuda se alcanza este montante.

De ser mañana la independencia de Cataluña, se convertiría en un Estado con una deuda del 25% de su Producto Interior Bruto; un déficit de 3.077 millones de euros, que debe ser de 2.000 millones en 2014; una tasa de paro del 20,2% -según la última EPA-; y un PIB de 200.000 millones. Siempre y cuando no varíen las condiciones económicas, y es esta la base económica de los asesores de Artur Mas. Cataluña mantendría su lugar en la UE, en el euro, el PIB sólo caería un 2%, y no habría ni efecto frontera ni tampoco fuga masiva de capitales. Además, mientras Cataluña sólo se financia a través del Gobierno de España, estos asesores aseguran que vendrán nuevas inversiones.

Caída brutal del PIB, cercana al 20%

Por otro lado, las condiciones con frontera y dentro del peor escenario, donde incluyen el boicot, los asesores de Mas sólo ven una cáida de entre el 1% y el 2% del PIB catalán. Una pérdida compensada con la desaparición del déficit fiscal, por lo que obtendrían cerca de 8.500 millones de euros. Sin embargo, según los propios datos de la Generalitat, Cataluña depende de España en un 47%, es decir, un boicot del 100% sería una auténtica catástrofe para las empresas de Cataluña. Por su parte, la Cámara de Comercio de Barcelona, que en un informe desmontó sin querer un supuesto agravio nacionalista, afirmó que en el peor de los casos el PIB catalán caería un 5,7%, casi tres veces más de lo dicho por el CATN.

Para ello habría que pasar las Constitución de 1978 a los museos y hacer una donde el derecho a decidir sobre la secesión del territorio catalán, corresponda sólo a los catalanes, hasta el momento es tema de todos los españoles según contempla la carta magna. Sobre nuestro territorio todos tenemos opinión, con independencia de la región de procedencia o de donde vivamos, porque la soberanía reside en el pueblo español, de acuerdo con la Constitución de 1978.

Por otra parte, hay que admitir que alguna que otra razón tienen algunos catalanes para querer la independencia: La crisis económica, el apoyo de los intelectuales, el fin del catalanismo, ERC se apodera de la nueva centralidad, el monopolio de las ideas, el control de la iniciativa política.

Yo si fuera catalana me plantearía también que gobierno es el de Más cuando su único fin es conseguir más poder como si en Cataluña no hubiese más problemas y, además, actúa como si las normas que rigen a todos no les afectasen.

Empezaríamos a encadenar el sabio refranero: “hacer castillos en el aire” “no se consuela el que no quiere, “sarna con gusto no pica…”

Estas son las cincuenta, sesenta, setenta… sombras, catalanas, de Brey. Mariano Rajoy Brey lo sabe pero, debería explicarlo mejor.  Puede que los catalanes estén ensimismados o puede que Rajoy tenga que plantearse que si es lo que realmente quieren, con todas las consecuencias para todos,  sea. Igual es que  en el juramento de Presidente de Gobierno no se explica bien el concepto de presidente, el que toma decisiones; buenas o malas, acertadas o equivocadas, populares o partidistas, son el motor de un gobierno. Las sombras de Grey no es más que una trama envolvente, de sexo, con miles de lectores. Por muchas sagas que escriba, los libros se acaban, Grey se esfuma y tenemos al de siempre al lado. Mariano Rajoy Brey. Con respecto a Cataluña por lo menos cambie el título y dejemos las sombras atrás. Le aseguro, Sr Rajoy, que si vemos las 50 decisiones de Brey, hasta lo veríamos más atractivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: