El hemiciclo de Calderón de la Barca, si no eres villano, no eres nadie


271587.th_max

Si nos remontamos al siglo V a.d C. en el antiguo teatro griego y romano existían  fuerzas contrapuestas y los personajes malvados llevaban a cabo toda clase de accionares para evitar que se cumpla el fin del héroe. En el siglo de Oro Español, el personaje del villano cobró real importancia; sobre todo a partir de las obras de teatro escritas por el dramaturgo español,  Pedro Calderón de la Barca. En este caso, el villano o labrador rico es el representante de una clase social popular acomodada, a la que también le corresponde mantener su honor frente a los abusos nobiliarios. Aparece representado de dos modos: el bobo y el cómico. El primero estorba, retrasa la resolución del conflicto por inocente o incapaz. El segundo, es el que cobra más importancia y es el que aparece con mayor exaltación en las comedias. Una de las características esenciales es la afición al vino que le da una nota cómica pero que contribuye al malentendido que suele expresar respecto de todos los temas, aunque en realidad es parte de una estrategia para ocultar las malas intensiones.  Otro  rasgo tradicional del villano  cómico es su simpleza. Y lo que hace del villano un bobo es generalmente su incapacidad de entender lo que se dice o lo que se hace. La simpleza se traduce en  particular por las confusiones verbales que animan determinadas escenas en que se  confrontan el mundo  culto  de las  antigüedades mitológicas o bíblicas y el mundo inculto del campesino limitado a su basto entorno.

La recreación de dicho personaje será retomada por otros géneros dramáticos a lo largo de la historia.

Sin lugar a dudas, es imposible imaginar una escena en la que no aparezca construido el personaje del malvado, del que se enfrenta. Sin este, la historia pareciera no avanzar, no dirigirse hacia ningún lado y la riqueza del enfrentamiento entre la maldad y la bondad, entre los buenos y los malos no tendría lugar haciendo de la obra un texto pobre, con poco para contar.

El cara a cara entre Mariano Rajoy, presidente del Gobierno y líder del PP, y Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, ha sido duro y bronco. A diferencia de las historias caballerescas de siglos pasados, aquí nunca se sabe quién es el bueno, el pícaro, el villano o el bufón.

Sánchez, se armó con su espada y fue hacia su adversario si piedad. Ha acusado  al presidente del Gobierno de impulsar la “precariedad” en España y le ha aconsejado “pisar la calle” para ver los “destrozos” que han provocado sus políticas. Eso sí, sus principales ataques se han centrado en el llamado ‘caso Bárcenas’ que afecta al extesorero del PP.

El discurso incisivo del socialista ha provocado una dura reacción en Mariano Rajoy, que le echado en cara no “dar la talla” y estar “más preocupado” por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

De hecho, el jefe del Ejecutivo ha puesto punto y final a su ‘duelo parlamentario’ con Pedro Sánchez en el último Debate de la Nación de la legislatura espetándole: “No vuelva usted aquí a hacer ni a decir nada. Ha sido patético”.

Pablo Iglesias y Podemos celebraron el miércoles su particular réplica al debate del estado de la Nación después de la intervención de Mariano Rajoy en el Congreso. En un evento celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Iglesias disparó sus dardos en una especie de mitin dirigido al presidente del Gobierno a quien retó a un cara a cara para “debatir cuándo y dónde quiera”. En la intervención de Pablo Iglesias, que duró casi una hora ante un teatro repleto de seguidores del partido que no dudaron en vitorearle en varias ocasiones como “presidente, presidente”, el líder de Podemos lanzó algunos ‘dardos’ al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Repasó punto por punto las propuestas y los análisis del presidente en el hemiciclo y señaló las líneas básicas de su programa electoral y económico de cara a las elecciones.

Así como en las sociedades nórdicas (digamos por ejemplo, Alemania), el concepto del poñlítico al servicio de su País, sobre todo en graves momentos de crisis económica, está por encima del egoísmo personal sacrificándose de forma consciente con su lucha y aportación, para superar ese bache social, mientras que en nuestro País, aplicamos el viejo dicho de que ” a río revuelto…. ganancia de pescadores” y en la versión 2.0 en el hemiciclo de Calderón de la Barca, si no eres villano, no eres nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: