Ni causa ni culpable, como la meteorología. Crónica de una corrupción normalizada


Érase una vez… Una ética para nobles y millonarios, que pretende que no exista distancia moral entre mangar un boli y dejar en la miseria a centenares de miles de personas. “Al fin y al cabo todo es robar”, dicen. País de pícaros, dicen: unos roban lapiceros, otros roban provincias. ¿Son comportamientos equiparables? Sólo en el lenguaje.

El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, ha asegurado que deja el Ayuntamiento, tras decidir la Audiencia de Palma que se sentará en el banquillo de los acusados por el ‘caso Nóos’, “por una acusación política”. Ya saben, última hora a la que ya nadie presta atención porque es lo ‘normal’, como comprar pan.

“Perturbaciones en los mercados”, “inestabilidad en las bolsas”, “atmósfera de tensión”, “marejada”, “tormentas” o “seísmos”, todo este campo semántico nos remite a fenómenos que no tienen causa ni culpable, imprevisibles y contra los que no se puede luchar, sino únicamente guarecerse. Así le gusta sentirse a los que tienen la rienda de los países, incluido el nuesrtos; el poder gusta de explicar la economía con metáforas meteorológicas o de desastres naturales

Los mismos “mercados” son especuladores con nombre y apellidos. Sin embargo se muestran como una entidad sin rostro con el nombre de ese lugar, el mercado, que antes evocaba un espacio social amable de encuentro e intercambio. En la metáfora meteorológica, “los mercados” no son, por supuesto, los causantes de las catástrofes, sino también inocentes víctimas de esos inevitables desastres periódicos.

Si aceptamos la idea de que los mecanismos económicos son como fenómenos climáticos, entonces la ley no puede limitarlos ni someterlos. Si son catástrofes naturales, entonces la política no cuenta y no existen distintos modos de enfrentarse a ellos. O mejor dicho, sólo hay un único modo: el modo del poder. De esto nos persuade esta terminología metafórica: no podemos controlar ni humanizar la economía. Ni siquiera podemos regularla y no importa quién gobierne: son fuerzas que escapan a nuestro control. Las metáforas climáticas y de desastres colaboran con las ideas del capitalismo financiero salvaje: no regular, no controlar, no inmiscuirse y sólo soportar los esporádicos efectos dañinos del mismo modo resignado con que soportaríamos una borrasca.

Basta que se detenga a dos o tres jefecillos de algún cártel para que los periódicos anuncien emocionados: “¡Golpe a la mafia rumana!” “Desarticulada una red de…”. ¡Vaya cosa! ¡Si sólo pescaron a unos cuantos segundones! ¿Qué tendrían que decir, siguiendo la misma lógica periodística, cuando detienen a los cargos públicos del PP en auténticas manadas? Y no a cuatro camellitos de tres al cuarto. No, no. A dirigentes con auténtico poder. Se repiten hasta la saciedad los mismos comportamientos delictivos perpetrados del mismo modo por la misma organización en prácticamente todas las provincias.

La metáfora de los fenómenos meteorológicos respecto a la economía, apela a una especie de ley natural. Cosas que pasan, inevitables en todo grupo humano. Tal es el devenir de la vida. De hecho, le podrían pasar “a cualquiera”. Y puesto que le podrían pasar a cualquiera se hace necesario que “le pasen a cualquiera”. De ahí la insistencia enloquecida del poder en tratar de encontrar “manzanas podridas” entre sus antagonistas.  No importa que la simetría de “los casos” sea absurda. El mensaje de los medios se ocupa de equipararlos. Las tarjetas black se contraponen a la “beca black”. La “trama Gurtel” a la “trama Sánchez”. El Caso Bárcenas por aquí, y el Caso Monedero por allá.  Una cínica visión de la ética lo vuelve todo idéntico. La posición ética de la que resultan frases como “somos iguales que ellos porque todos alguna vez hemos mangado folios en la oficina”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: