Como una de esas ‘casualidades’… Cristales en el Cielo de Manhattan by Yolanda Cruz


9788408135357
Como una de esas ‘casualidades’ de la vida, un joven me escribe a mi cuenta de Twitter: “@AidaS84 Te recomiendo novela”CristalesEnElCieloDeManhattan” de mi madre @yolandacruz_a Finalista P.Pta 2013 http://goo.gl/Dpac4Q” 

Aunque yo me declaro, una y otra vez, a la pasión que Gabriel García Márquez describió como el oficio más bello del mundo, el periodismo; ahora, que me encuentro inmersa en el mundo del marketing, les aseguro que  pude ver diferentes, originales e ingeniosas  formas  de promocionar un producto pero, que un hijo se dispusiera a llevar a cabo un tipo de buzoneo 3.0 vía Twitter, ésta,  fue la primera vez.

A los pocos minutos, de hablar en tweetland con Adrián Cañada, recibo la sorpresa de que su emocionada madre, Yolanda Cruz Ayala, contacta conmigo expresando su deseo de que tomara contacto con la historia de Sara, la protagonista de su novela. Escritora. Finalista del Premio Planeta 2013 con Mermelada de Pétalos de Rosas. Cristales en el Cielo de Manhattan (15 de Enero de 2015) es el nuevo proyecto por el que lucha y después de leerlo, entendí por qué lo hace.

Apasionada de la literatura y de la imaginación creativa, dedica su tiempo libre a escribir novelas. “Yo he publicado en formato digital, y estoy moviendo cielo y tierra para conseguir publicar en formato papel”.

“Cristales en el Cielo de Manhattan” cuenta la historia de una mujer, Sara, que por un error de juventud se ve forzada a abandonar España y se traslada a Nueva York.

Sara no vive con sus lazos familiares, ni sus padres, ni su hija, ni nadie. Son familiares que dejó en su país y tiene que empezar una nueva vida que no acepta nunca. Es una lucha permanente.

La historia transcurre entre los años 1956 y 1971. Ella nunca superará los vínculos afectivos que ha tenido que dejar en su país, su hija, sus amigos… pero debe hacerlo para protegerlos del hombre con quien contrajo matrimonio, un italiano vinculado con la Cosa Nostra de Nueva York y cuyas aspiraciones son conquistar la ciudad de los rascacielos.

A pesar de todo y de llevar una vida sentimental tormentosa, Sara conoce a alguien muy especial, Paul Slater, que pondrá color a ese maremágnum de sentimientos enfrentados en los que la protagonista se ve inmersa.

La acompaña a lo largo de la historia su fiel amigo Marcial, un malagueño que también había abandonado España hacía años, durante la guerra civil, por temor a las represalias que por entonces sufrían muchos homosexuales, intelectuales, etc.

Él es un personaje absolutamente delicioso que ayuda a Sara a reconocer la felicidad en pequeños tragos.

Además en este personaje y su futura pareja, Óscar, un diseñador que trabaja para Sara (pues Sara se dedica al mundo de la moda) se ven reflejadas las inquietudes que los homosexuales tenían en la década de los cincuenta para reivindicar sus derechos.

Por otro lado Paul Slater es militar por razones familiares y médico por vocación, su vida también estará salpicada de momentos difíciles debido a las incursiones que los militares estadounidenses realizaron, como por ejemplo Vietnam.

La novela sale publicada en formato digital. Se puede adquirir en las plataformas habituales de internet. Se publica con Click Ediciones del grupo Planeta.

La portada es una composición fotográfica de su hijo Adrián Cañada.

Una de las realidades con las que tiene que luchar la brillantez de novelas como las de Yolanda presenta forma de ‘famosillo’, de dudoso talento con la pluma pero,  su nivel de ventas por el simple hecho de salir en televisión, interesa a las facetas editoriales más empresariales dejando, así, como que no quiere la cosa, la responsabilidad como generadoras de cultura a un lado. Aunque  lo políticamente  correcto sea entonar el ‘perfectamente comprensible’, es imposible evitar que la rabia emerja entre los intentos de mantener el tipo  ante una realidad al revés, al menos, así es para la que les escribe. “Mi primera novela… Es que a mi marido le dio por enviarla al Premio Planeta, le dije que estaba loco, pero…”.

“Y bueno, por qué no, igual tu también debes luchar”, me dijo amablemente mientras yo leía uno de esos tweets que llegan por ‘casualidad’: Las cosas más bellas son las que inspiran la locura y escribe la razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: