Sólo sé que no sé nada pero, me lo imagino todo.


“Hola. Me llaman Sócrates. Me gusta hablar”.  Así arranca Sócrates y su democracia “pervertida” más de moda que nunca en las Naves del Español.

Sócrates fue un demócrata masacrado por la propia democracia, un tema muy atractivo para reflexionar sobre lo que está ocurriendo en la actualidad.

La obra ‘Sócrates’ llega al Teatro Español para plantear “un juicio al poder, a la utilidad de las leyes y a la falta de ética” con José María Pou como protagonista de la obra y Mario Gas como director.

De este modo, la muerte de Sócrates en el año 399 a. C. en Atenas llega por primera vez en versión dramatizada a Las Naves del Español con texto inédito a partir de la obra de Platón, Diógenes Laercio.

La obra retrata la vida del filósofo y repasa las causas que le llevaron a la muerte por cicuta: la coherencia, la ética y la fidelidad a la verdad tras denunciar la corrupción ateniense y el papel manipulador de la religión.

Igual los partícipes de la futura decisión sobre el gobierno de España deberían nutrirse de esa cultura en el ágora del Español que tanto defendieron en los Goya, con corbata y traje a modo de concesión uno y, otro con el órdago de camisa abierta. Sí, de ese teatro, de un espectáculo antienfático, antiromántico y participativo; como un ágora pública, en la que magistralmente los actores hacen copartícipe al espectador como alguien que fustiga una democracia desposeída de sí misma, corrupta y casi aniquilada por aquellos que se llenan la boca en proclamarla. Sería este un buen traje de fondo de armario para nuestros políticos pero bueno, una siempre ha pecado un poco de ingenua.

Volviendo a mi mundo imaginativo… Qué mejor imagen para este post que una flor como el pensamiento. Desde el alba de las civilizaciones, las flores ocupan un lugar especial en la vida de las personas por su aroma y belleza que la rodean de misterio, por lo que se le otorgan virtudes divinas y mágicas, convirtiéndose en preciosos tesoros de ofrenda y veneración.

En el caso de la “Flor del Pensamiento” se atribuye a cada color un significado distinto. La violeta representa a la  “modestia”, la blanca simboliza al “candor”.

Para terminar, elevo mis disculpas a este maestro universal, por mi atrevimiento, al hacer un pequeño giro a una de sus frases: Sólo sé que no sé nada pero, me lo imagino todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: