Despedida al paradójico comandante, Fidel Castro y Cuba, ‘los suyos’, celebran cuando nadie les ve


Paradójica que es la vida, paradójica la historia humana, paradójica la propia historia. Una de ellas, la de Fidel que bajo ese humo habanero conjuga las dos palabras que juntas resultan realmente paradójicas, hasta inexplicables para los que desde lejos observamos la isla; ‘dictador amado’, palabras tan inexplicables como las que el mismo dedicaba ‘a los suyos’: “Nosotros, que venimos de atrás,que fuimos conquistados, que fuimos explotados,que fuimos esclavizados a lo largo de la historia, que ideas maravillosas podemos defender hoy,que ideas tan justas pueden ser nuestras ideas. Y podemos pensar en términos latinoamericanos y hasta en términos mundiales:
Qué lejos hemos llegado los esclavos”.
Fidel Castro.

Quizás, tras la muerte del dictador Fidel Castro, se abre la oportunidad para Cuba de encontrar el camino de la democracia y la prosperidad. Eso sí, de momento despegarse de la era paradójica en Cuba sigue siendo difícil pues millones llorarán en público para luego ir a sus casas a celebrar con júbilo y alegría en privado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: